Amigo Luis, hace unas horas de tu primer concierto en Madrid . Hace unas horas yo lo contaba a mi hijo una historia , la historia de un niño que con trabajo , perseverancia y pasión , paso a paso, casilla a casilla cumplía cada sueño que tenía en el horizonte .

Ayer le contaba que ese niño tuvo que pelear contra molinos de viento que le gritaban que no, tuvo que abrazar el dolor de la paciencia del silencio encendida por la fiereza de las palabras que duelen pero no matan de esas que al final le hicieron más fuerte .

Ayer con apenas dos meses de vida le enseñaba por primera vez esa «tropiña» que pintaba de sonrisas en azul las calles de un teatro que respiraba magia en cada uno de sus silencios, ayer Madrid entre sonrisas mudas le enseñaba las puertas de su memoria y le entregaba por primera vez las llaves de su corazón. Ayer le enseñaba como ese teatro se convertía en un sueño hecho realidad .

Amigo Luis , ayer ese niño de dos meses sonreía mientras le susurraba que «está vez» «el silencio dijo si» , mientras dos gallegos universales pintaban música en los cielos de la noche … desde aquella primera «caja de música» que los unió .

Y la música , la de los grandes ojos marrones, se pinta de agradecimiento su sonrisa y su dolor se convierte en rosas y focos eternos y busca entre notas musicales para que Madrid encuentre sus «principios» de alguien que tuvo derecho a soñar fuerte, abrazado al corazón azul de su «tropiña».

Amigo Luis , ayer le contaba y le cantaba que eres verdad , eres la misma verdad que dibujas en tus canciones , eres todas y cada una de esas emociones que necesitan escaparse de las partituras, las notas musicales de un alma que se desangra abrazada al tiempo y la nostalgia pero que es capaz de mirar a través de la oscuridad y en encontrarse una luz azul .

Ayer le hablé del Liceu , ese lugar que lleva en su ADN los genes del ave Fénix y en su leyenda las raíces de la lírica , ese Liceu que se quedó pequeño para acoger el latido de una garganta y su pasión , de su rabia y su talento , ese sonido del silencio que nos llevó a las sombras del teatro Apolo , ese teatro que contempló la belleza , esa que no se aprecia con los ojos , la belleza que se aprecia con el alma , los «principios» , los de la música … la tuya.

Es la primera noche de las muchas que vendrán , es la primera noche en la que Madrid se te puso «guapa» y tú bailaste con ella hasta el amanecer . Y si estamos aquí amigo , aquí hasta donde tu música nos lleve . Sueña alto, sueña fuerte , sueña en azul .

Amigo , ayer mi hijo sonrió y vivió música en cada poro de su piel , ayer «90 minutos» le bastaron para sentirse imperfectamente perfecto, ayer le canté que me pidiera la vida mientras en silencio siempre me decía si.

Ayer amigo , tu música dio esperanza a aquellos que necesitan tu energía para ser feliz , ayer fue el primer escalón de los muchos de una carrera que otros cuestionaban y que la tropiña se empeñó en que el límite fuera el cielo , el cielo de tu talento y tus emociones .

Gracias por dar esperanza a aquellos que pierden la ilusión , gracias por ser esa oportunidad que muchos anhelan , gracias por invitar a tu casa, a tu escenario a gente que sueña música como y gracias sencillamente por ser diferente . Sigue luchando y que nada ni nadie te quite tu sonrisa . Mientras, por ti estuvimos , estamos y estaremos . Que viva la música … La tuya .

Texto : David Fraile

Fotos : Marta Sirodey y Josune Ordóñez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable La Caja D Música +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se transferirá ningún dato a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.