«Los sueños se cumplen», escribía Joshua en la primera página del diario que le ha acompañado durante los tres meses de programa. En la gran final, antes de comenzar el duelo definitivo con Begoña (la otra gran finalista), Raquel Sánchez-Silva leía en voz alta el comienzo del diario del que sería el ganador de la tercera edición de Maestros de la Costura, haciéndonos partícipes de la visión y los sentimientos del mismo.

«Comencé escribiendo que los sueños se cumplen y ojalá pudiera cerrar el diario con la misma frase con la que lo empecé» decía el canario. Y nada más lejos de la realidad. Tras haberse presentado a los castings de las tres ediciones y haber destacado durante toda la tercera temporada del programa por su  humildad, sencillez, su impecable costura y el acabado de sus piezas, Joshua se proclamó ganador del maniquí de oro, 50.000 euros y un curso de formación especializado en Diseño de Moda en el Centro Superior de Moda de Madrid de la Universidad Politécnica. «Yo quería conseguir un curso de formación profesional y llegar a la final me lo ha asegurado, así que ya estoy contento», decía el canario en los totales previos al duelo de finalistas. Y es que Begoña, la segunda clasificada, también se beneficiará de una formación profesional. En este caso un diploma Vogue de Estilismo y Producción de Moda.

Las pruebas

El programa final comenzó con una prueba común a los cuatro concursantes, la réplica de cuatro vestidos de Karl Lagerfeld de distintas etapas de su carrera.  Cada uno de los concursantes replicaría uno de una casa distinta: Chloé, Chanel, Fendi y Loewe. Joshua, con su réplica del vestido de Loewe se convirtió en el primer duelista de esta gran final. Begoña, Margarita y David tenían una segunda oportunidad para ocupar el puesto de duelista en una prueba por equipos.

Tal y como nos tienen acostumbrados en Maestros de la Costura, la prueba por equipos del programa final no podía ser otra que la confección de un vestido de novia con la ayuda de tres celebrities cuya relación con la costura también es estrecha. En este caso fueron La Terremoto de Alcorcón, María Esteve y Ainhoa Arteta quienes ayudaron a coser a David, Margarita y Begoña, respectivamente. La réplica del vestido romántico que confeccionaron Begoña y Ainhoa hizo de Bego una digna segunda duelista de la final. Margarita quedó como la tercera mejor concursante de la edición y David como el cuarto, ganando ambos también un curso de formación profesional en moda.

El duelo final

Al igual que con la prueba por equipos final, el duelo al que nos tienen acostumbrados consiste en la confección de un vestido de gala en 150 minutos. En esta prueba de plató, los jueces estaban acompañados por Carolina Herrera y África Peñalver, la top model española que luciría el diseño del ganador del concurso.

Begoña optó por diseñar dos piezas, un abrigo y un vestido palabra de honor, que pudo acabar a tiempo a pesar de la dificultad añadida de confeccionar un abrigo en una final. Joshua, por su parte, decidió ser fiel a su estilo y diseño un vestido de pedrería negro que ensalzaba la figura femenina, cerrado por delante pero con un gran escote en la espalda. «Tan discreto por delante y tan sexy por detrás. Tiene un equilibrio perfecto», valoró Alejandro G. Palomo. Caprile y María Escoté también alabaron el trabajo del aprendiz con calificativos como impecable, maravillosamente bien resuelto, sofisticado y sensual, entre otros, y tras estas alabanzas y unos minutos de deliberación, finalmente decidieron que el canario debía ser el ganador del concurso, convirtiéndose así en el primer hombre en ganar Maestros de la Costura, tras Alicia y Rosa en las ediciones pasadas.

La tercera temporada termina con la final más vista y con más cuota de todas las entregas. Reunió a 2.312.000 espectadores y registró una cuota de pantalla de 16,9%. Además, lideró su franja de emisión y 5.229.000 personas la vieron en algún momento. La despedida de esta edición incrementa en un millón de espectadores y más de cinco puntos el desenlace de la segunda temporada.

ENTREVISTA ÍNTEGRA CON JOSHUA

-Entrevistadora (E): ¿Cómo viviste la gran final desde casa?

-Joshua (J): Muy bien, revivir las emociones de la final la verdad es que fue súper emocionante, pero súper emocionante. Algo nervioso también, sigo aún asimilando toda la información.

-E: ¿Cómo viste la prueba por equipos de tus compañeras?

-J: Pues la verdad es que la vi muy tranquilo. Si te digo la verdad, me alegro de no haberla hecho, ¡mi mente necesitaba un descanso! El ritmo del programa es duro y me quería mentalizar para la final pero si hubiese tenido que hacer la prueba habría escogido el vestido que escogió Begoña. Y desde casa verlo como espectador fue muy divertido.

-E: ¿Cómo fue la experiencia de vivir durante tres meses en Maestros de la Costura?

-J: Las grabaciones eran cansadas, la primera semana nada más entrar lo llevé algo peor, nos teníamos que habituar a las cámaras y coger el ritmo pero ya luego estar en plató era como estar en casa, hemos sido nosotros mismos todo el tiempo. La convivencia en general también fue muy bien. Yo me apoyaba básicamente en Fran, era con el que más relación tenía.

-E: ¿Cómo era el cara a cara con los jueces?

-J: La relación con los jueces era muy muy buena. Estoy súper sorprendido con eso, nos llevamos muy bien con ellos.

-E: Decían que erais la promoción mejor preparada.

-J: Yo creo que sí, aunque hemos dado mucha guerra también.

-E: ¿Cómo ha cambiado tu vida desde que acabó el programa?

-J: Uf. Volver a la realidad tras el concurso costó un poco porque yo viví el concurso al completo y lo viví de lleno. Aún sigo habituándome poco a poco. Ahora quiero centrarme en formarme, estoy abierto a qué dedicar el tiempo. Me gusta todo lo que conlleve el arte así que estoy abierto a todo lo relacionado a ello.

-E: ¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje?

-J: Yo siempre he llevado la humildad por delante y sigo así. Lo que verdaderamente me llevo del programa es el cariño de la gente. Cada lunes triplicaba los seguidores de mis compañeros, he recibido cientos de mensajes de personas mayores, de niñas de 14 años que decían que gracias a mi se han comprado su primera máquina de coser. Recibo mucho cariño de la gente, la fama y el dinero se van pero el cariño de la gente se queda.

-E: ¿Seguías el programa por redes sociales?

-J: He intentado seguirlo, cada semana era trending topic, durante las diez semanas. Eso ha sido muy heavy. También he intentado leer todo pero no me ha dado tiempo.

-E: ¿Qué te parece si cerramos la entrevista con una ronda de preguntas rápidas?

-J: Vamos a ello.

Prueba que disfrutaste más: Casualmente la primera, por los nervios de empezar, y la última porque era en la que más relajado he estado.

Prenda de la que te sientes mas orgulloso: Sinceramente la del final, cuando vi el vestido negro puesto… ¡buah! Al maniquí le quedaba como un guante y a la modelo mejor.

Prenda de un compañero que te hubiese gustado hacer: Pues diría que ninguna porque todos somos muy fieles a nuestros gustos, que son muy distintos, y me mantendría así.

Si tuvieras que elegir una prueba por equipos…: Se me viene a la cabeza la de los zapatos aunque lo pasé un poco mal pero fue también divertida. Aunque pensándolo mejor creo que la de la semifinal, cosiendo con Begoña. Los dos estábamos muy tranquilos, como en casa.

Qué prenda has aprendido a confeccionar o qué técnica nueva: ¡Pantalones! (ríe) Me parecieron súper complicados pero gracias al programa y a Begoña aprendí a confeccionarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *