El otro día nos sentamos junto a Guille Ogayar en plena promoción de su nueva canción “A Contraluz”. Un tema que nace de él de una forma muy íntima, como esas historias que nacen casi sin darnos cuenta.

Si me preguntaran a que suena Guille, después de haber hablado con él y haberle podido escuchar en formato “acústico”, intimo, en la sala en la que conversábamos puedo deciros que suena a tranquilidad. A honestidad. A sinceridad como dice él que quiere sonar.

Guille se define como alguien trabajador. Alguien que lleva luchando ya bastante tiempo para poder dedicarse a esto y sigue con las mismas fuerzas que el primer día, y sobretodo con la misma ilusión.

Reconoce que en todo este tiempo de trabajo ha madurado, ha conseguido conocerse un poco más, hacer suyo su proyecto musical y saber lo que quiere hacer en gran medida. Siempre evolucionando. Siempre aprendiendo.

Cuando hablas con alguien que transmite pasión y respeto por lo que hace el tiempo pasa rápido y las entrevistas se convierten en conversaciones, se hacen cortas sin darnos cuenta y esto es lo que paso el otro día en Barcelona. Se nos hizo corto. Hubiésemos seguido hablando con él de música, vida, sueños y futuro.

Aquí os dejamos lo que hablamos. Ojalá volvamos a encontrarnos pronto en este camino con nuevas historias convertidas en canciones.



No os perdáis tampoco el regalo musical que nos hizo Guille al terminar nuestra conversación… «A Contraluz», su nuevo single.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *