Querido Pablo,

Después de lo que vivimos ayer en el Palau Sant Jordi de Barcelona, esa Barcelona a la que siempre quieres volver, que tanto te quiere y tanto te respeta. Esa ciudad en la que volver siempre es empezar de nuevo. Es como volver a ser un niño. Ese niño del que tanto hablas y al que le has construido un patio lleno de LIBERTAD… Lo primero que te preguntaría hoy si te tuviese delante sería “¿Cómo estás?”.

Lo segundo que haría sería darte las GRACIAS por la noche que nos regalaste ayer. Por todo lo que nos enseñaste y recordaste. Por las lecciones que nos diste. Por lo bonito que fue verte reír y llorar sin pudor. Por lo bonito que fue verte ser un niño jugando con ese piano al que tanto quieres y respetas…



Que bonito fue verte hablar de NORMALIDAD y LIBERTAD encima de un escenario. Cuanta falta nos hacen estas cosas. Cuanta falta nos hace que alguien le grite al mundo que necesitamos más verdad, más contacto y menos abrazos de tecnología. Abrazos como los que ayer te dieron encima y detrás de tu patio aquellos que te acompañan y te quieren. Aquellos con los que llevas tiempo soñando con algo tan LIBRE como este “Camino, Fuego y Libertad” que cumple años.

Lo tercero, sería pedirte perdón. Perdón por tardar tanto tiempo en entrar en tu patio. He tardado demasiado y ahora no quiero salir de el. Me gusta más lo que viví ayer allí que lo que pasa en el mundo real. Ese mundo que permite injusticias como la que tú ayer recordaste antes de cantar “Tu enemigo”, porque la muerte de esa niña de tan solo 7 años en la frontera de EEUU no se merece silencio y olvido.



Ayer levantaste el Sant Jordi en más de una ocasión. Ayer provocaste más de un incendio en ese Sant Jordi que tanto respeto nos da a todos. Ayer demostraste una vez más el inmenso amor, placer y respeto que sientes por la música. Ayer también enmudeciste el Sant Jordi por unos instantes con esa caída que nos mostró lo grande que eres. Sin limites. Sin techo. Libre. Show must go on que dirían. Ayer lloraste de emoción y no de dolor y todo el mundo te abrazó con sus aplausos para así decirte que no estabas solo. Como cuando de niños nos caíamos y nos besaban las heridas para curarlas de forma milagrosa.

Ayer dijiste que todo te parecía como la primera vez. Que era bonito vivir las cosas como si fuesen la primera vez. Para mi ayer lo fue. Fue mi primera vez con tu magia y tu libertad en directo y sé que repetiré seguro. Todo el mundo me lo avisó, y tenían razón.



Gracias por ser LIBRE querido Pablo. No apagues jamás tu luz… y vuelve pronto a tu querida Barcelona. Allí donde muchas cosas empezaron hace ya un tiempo. Allí donde todo sigue igual. Allí donde puedes ser siempre libre.

Te esperamos aquí.

PABLO LÓPEZ - TOUR SANTA LIBERTAD BARCELONA 15/12/2018
Pablo López - Tour Santa Libertad Barcelona 15/12/2018

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *