Una acepción de la palabra «veneno» en la RAE es: «Sustancia que, introducida en un ser vivo, es capaz de producir graves alteraciones funcionales e incluso la muerte». Me quedo con la primera parte de la frase en la que se refiere a la producción de graves alteraciones funcionales. Usando el entrecomillado, eso es, en parte, Veneno, la nueva serie de Javier Ambrossi y Javier Calvo.

Si en Paquita Salas (2016 – 2019) Los Javis nos mostraban lo que hay detrás del mundo de la representación de actores y actrices, en esta nueva serie, mucho más madura y compleja, se enfocan en los entresijos del periodismo y la televisión, apostando, al menos en esta primera dosis de Veneno, por el mensaje que plasma la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann en su obra La espiral del silencio: “los medios de comunicación marcan la línea entre lo socialmente aceptado y lo no aceptado”. Sin perder el sello que les caracteriza de mensajes moralizantes, monólogos épicos, diálogos realistas y actuaciones naturales, los showrunner dan un paso más allá y nos sumergen en un universo (o dos, porque transcurre en 1996 y 2006) donde el tema trans, liderado por el personaje de Cristina Ortiz, La Veneno (Guille Márquez, Marcos Sotkovszki, Jedet, Daniela Santiago e Isabel Torres) es fundamental.

Así, la transexualidad se muestra sin filtros y de una forma muy objetiva: prostitución, valentía, superación, rebeldía… Y es que en los cincuenta y ocho minutos que dura el primer capítulo titulado «La noche que cruzamos el Mississippi», cuesta creer que lo que estás viendo es ficción. Y en parte, es gracias al reparto elegido y esa fusión de intérpretes consagrados, caras nuevas y personas que hacen de sí mismas (véase el caso del personaje de Paca, «La Piraña»). Ese equilibrio interpretativo tan homogéneo merece ser reseñado y destacar la importancia de la dirección de casting cuya responsabilidad recae en Eva Leira y Yolanda Serrano. No chirría nadie del elenco. Todos son y están creíbles. En todo caso, podría destacar al actor Israel Elejalde que se introduce de una forma elegante y nada sobreactuada en la piel del presentador Pepe Navarro y a la actriz revelación Lola Rodríguez, que da frescura y realismo a la serie.

Pero, ¿qué es un buen reparto con una mala dirección o un mal guion? Nada. Afortunadamente, no es el caso. Una vez más, la pareja de creadores se vuelve a lucir dejándonos perlas que rozan lo literario. Lo hacen sobre todo a través de los pensamientos en voz alta de Amparo (Mariona Terés) y mediante la asombrosa metáfora que crean a partir del popular juego Snake y cuyo mensaje envuelve a esta primera entrega de Veneno. Y hablando de videojuegos de la época, Ambrossi, Calvo y su equipo de Atresmedia Studios y Suma Latina recrean de una forma muy fiel y cuidada los años noventa y los principios del siglo XXI. No solo por la construcción del set televisivo y el equipo humano de Esta noche cruzamos el Mississippi, sino también por la banda sonora empleada, vestuario, localizaciones, peluquería, maquillaje y esos pequeños detalles (tan importantes) como la muerte de Rocío Jurado, los SMS o la versión de Windows XP.

En relación a lo que escribía en el primer párrafo de esta crítica y sin ánimo de espoilear al personal, solo destacaré la angustiosa escena de la cinta con la reportera Faela (Lola Dueñas) en el Parque del Oeste y la emotiva redacción de Valeria Vegas (Lola Rodríguez) durante los últimos minutos del episodio. Estoy seguro de que el espectador con un mínimo de sensibilidad podrá notar cómo el veneno de esta historia recorre su cuerpo y le atrapa, dejándole con ganas de ver cómo continúa la serie y de saber más acerca de la identidad de Cristina Ortiz, lo que significó y lo que sigue significando. Un veneno que funciona a la perfección como antídoto en un momento en el que todos somos un poco esa serpiente del Snake encerrada entre cuatro paredes (y que no para de comer).

VENENO, DÓNDE Y CUÁNDO VERLA
El primer capítulo de Veneno estará disponible en Atresplayer Premium a partir del 29 de marzo.

Por Edu Navas Rubio (@edunavasrubio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *