«Quiero escucharos cantar todo, todo, todo». En un grito Vanesa Martín dejó claras sus intenciones, no sólo para este acústico sino para la gira que arranca esta misma semana.
Sonaron los primeros acordes y «el intento es tenerme delante, querer acercarte y quedarte detrás». Al ritmo de «El intento» dio comienzo lo que podría haber sido un perfecto ensayo general de la gira a la que da nombre su último álbum, con el que ha alcanzado el disco de platino, «Todas las mujeres que habitan en mí». Tras ello, «De tus ojos» y «Abril». Un repaso por sus últimos temas y los éxitos que han marcado su carrera, entre instrumentos, de los cuales la artista se lanzó con las guitarras y el piano. Incluso, sorprendió al público versionando «A quién le importa» de Alaska a punto de despedirse.
La Sala Barceló se convirtió en el entorno ideal para vivir un viaje en el que la malagueña pilotaba la nave y el público se dejaba llevar, a ciegas, donde ella marcara con sus canciones. Si teníamos que emocionarnos, nos emocionábamos; y si había que bailar, pues bailábamos. Que quería que cantáramos, nos convertíamos en el mejor coro de la capital; y si había que respetarle el silencio para poder sentir su grito, el público enmudecía. Y es que Vanesa Martín se ha ganado durante más de 12 años y 6 álbumes ese respeto de sus seguidores y esa potestad para hacer lo que le venga en gana, porque nos ha regalado la confianza para saber de antemano que, una vez más, nos volverá a sorprender con lo que haga.
Decía Cristina Boscá antes de que comenzara que «Los 40 Básicos» son momentos imborrables y, 2 horas después, la música se hizo recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *