Todo empieza con una sola pregunta de su amiga y compañera María Amaro: ¿Cómo es esa conversación para llegar a la decisión de que El Canto se separe? A partir de ahí es todo diálogo de Dani, el cual explica desde el principio de El Canto hasta el día de hoy en solitario, pasando por muchas etapas, entre ellas la despedida de su hermana, y proyectos a parte de la música.

El madrileño, al que nunca se le ha visto hablar tanto, ni si quiera en un «Tu Casa es la Mía» hace parecer que está ahí, que por mi parte, me parece una manera bonita de hacerlo, sin dar tanto protagonismo a una cadena de televisión o dar audiencia a un programa de entretenimiento. Quien lo quiera ver, perfectamente puede verlo en Youtube.

La quedada en su casa, en su zona de la cocina Vintage, con sus compañeros de oficina juntados y donde se juntan para organizar los plannings, sigue comentando qué es todo lo conseguido, que en resumen lo define como «un recuerdo».

Este chaval de 41 años ha conseguido lo que muchos han soñado, pero no han tenido el valor de conseguirlo, porque no le han echado lo que tienen que echarle. Dani ha conseguido hacer visible a compañeros de la música que no lo eran tanto y hacer que se tocase íntegramente en directo durante hora y media en televisión, a parte de cantar con Robbie Williams, o irse a Florida para cantar con Tonny Benet y grabar como se hacía antiguamente, sin auriculares, a oído, que es como se debería seguir haciendo y esa cara de felicidad que le sale en el videoclip es de: «joder, que no estoy soñando, que he conseguido un paso más».

Sí, es cierto que todo lleva su trabajo, pero con paciencia y sabiendo cómo hacerlo al final se consigue, como llegar a Miami, a Londres y llenarlo, el tipo de escenografía, la manera de promocionar sus discos, dónde grabarlos, todo eso le ha llevado hasta subirle a lo alto de un edificio, pero no amigo, nunca se llega hasta lo alto de un edificio o hasta lo más alto, siempre hay que seguir escalando sin ver un techo, cuando se ve el techo, es que ya no hay nada más que ofrecer. Esperamos con ganas e ilusión esas diez canciones que salgan de ti, de tus emociones y a vivir la vida como lo llevas haciendo desde siempre, pero que la espera no se haga eterna.

Por Cris Sánchez-Moreno


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *